Etiquetas

, , , , , , , , , ,

ImagenUn encuentro con el pasado. Fausto es un joven investigador que quiere reescribir la historia a partir de personajes aún desconocidos de la época colonial. En sus idas y venidas, descubre un documento único y olvidado sobre un tal don Baldomero de Graz y Moncayo, conde de Revilla, y un libro negro que este personaje custodiaba. El solo hecho de portar este libro hace que todo cambie para aquel que lo posea. Y cambia también la forma en que los demás (personas o animales) lo perciben. Don Baldomero huye de España, y trata de refugiarse en la Real Audiencia de Charcas; pero los monstruos (internos y no) que lo persiguen no tardan en encontrarlo, hasta adueñarse de él. Estos documentos, contenidos en un extraño baúl, van sumiendo a Fausto en investigaciones, interpretaciones, traducciones de lenguas desconocidas, y hacen que poco a poco se enfrente a sus propios demonios. Camilo Albarracín en “El historiador cercado” busca, a través de un lenguaje que quiere semejarse al de las crónicas de historiadores de otros tiempos, acercarnos a la tormenta que resulta de este encuentro.

El encuentro con la muerte. En el cuento “El dibujante de historietas (la pelea antes del fin)”, de Aldo Medinaceli, un virus desconocido está –se podría decir– desmaterializando a Trevor, dibujante de historietas y empleado de una librería. Este virus hace que pierda el apetito, que pierda la musculatura, que se desescame su piel. Huérfano de madre, y abandonado por su padre, Trevor es cuidado por su hermana Alina. Pero, con el pasar de los días, la enfermedad no hace más que progresar, sin que los médicos puedan terminar de comprender qué le sucede. Un día se descubre como puro hueso, como esqueleto caminante que emprenderá una travesía por la ciudad, viéndola de una manera nueva, para llegar a luchar por su vida en un ring muy particular. Un ring en el que todos estamos inmersos, en el que luchamos contra el miedo de descubrirnos como la muerte misma.

El encuentro con las revoluciones. El pasado, reciente o no tanto, están nuevamente generando cuentos y narraciones que nos proponen puntos de vista distintos. En el cuento “Cuando tus palabras resonaban armadas”, Rosario Barahona nos relata el encuentro entre Genny Köller y los guerrilleros Inti Peredo y Jorge Ruiz. Ambos hombres se refugian en casa de Genny por unas horas, y a partir de las conversaciones que se desarrollan en esta jornada, la vida de la joven cambiará de rumbo. Basado en hechos reales, este cuento nos recuerda una serie de hechos de nuestra historia reciente que aún quedan por desvelarse del todo.

Un encuentro con el destino. ¿Qué pasa si el taxi que tomaste se detiene en la gasolinera? ¿Qué harías si encuentras a una mujer llorando, que no tiene dinero para pagar su pasaje y necesita ir a buscar a sus hijos? ¿Quién no se apiadaría de ella? En el cuento “999”, de Edwin Callizaya, el escenario está dispuesto, desde el inicio, para la desgracia. Entre exclamaciones cotidianas que nos advierten del inminente peligro, haciendo referencias y guiños a cuentos y leyendas populares, nos sumergimos en un relato escalofriante, vívido, que –les aseguro– disfrutaremos con locura.

Desencuentros. Una mujer entra al bar, al inicio de la noche, en busca de un compañero casual y sexo de consolación. A partir de esta imagen, en “Secuencia” de Gabriel Iriarte, exploraremos cómo se conecta la vida de una serie de personajes, en tránsito entre una noche de bodas, pasando por un viaje a Europa de un tamborilero hasta dejarnos en la puerta de una casa, en las faldas de un cerro, en una vertiginosa secuencia de esperas, contactos, roces y desencuentros entre los protagonistas del relato.

Una segunda oportunidad. José siempre se levanta temprano, sube a su moto y acelera para llegar a su oficina, con fondo musical de heavy metal. Un día cualquiera, en una curva cualquiera, se estrella con una camioneta. Claudia Michel nos cuenta en “Segundo tiempo” la recuperación de este accidente, con una mirada hacia la cotidianidad de José con una maestría notable, logrando hacernos entrar de lleno en su vida, conocer sus miedos, sus pasiones y su deseo por los pies de Eva, mientras corre en un partido de fútbol, tratando de ganarle al tiempo mismo.

El encuentro del deseo. Estefany tiene 14 años. Es una de las campeonas de lectura de su liceo, y debe participar en un concurso. Tiene un chico con el que está descubriendo, “sin querer queriendo”, el placer del sexo… y también descubrirá que no siempre el deseo es suficiente. Con un lenguaje muy cotidiano, muy cercano a nuestras experiencias, Boris Paredez nos presenta en “Un moscardón llamado deseo” a unos personajes entrañables, que nos harán retornar al tiempo de la escuela, de las primeras excitaciones, del deseo y del descubrimiento del primer amor.

Encuentro con el enemigo. En El Aleph, Borges nos cuenta la historia de dos reyes y dos laberintos. El laberinto del rey de Arabia era uno que no tenía escaleras que subir, ni puertas que forzar, ni muros que cerraran el paso. Este laberinto infranqueable no era otro que el desierto. Este laberinto es el escenario en el que Paniagua, soldado boliviano, se topa con Valdez, paraguayo, que también compartía guerra, sed y desesperación. “Conversación en el desierto”, de Rodrigo Urquiola Flores, nos lleva al chaco, al desierto, a la guerra. En este cuento, en el que se puede sentir el olor a muerte como acompañante, no queda más que preguntarse quién realmente es el enemigo, dejando un amargo sabor en la boca, sin agua cerca para poder olvidarlo.

About these ads